Escriba lo que está buscando:

Morbier

4,65

Peso: Cuña de 250gr

Leche: Cruda de Vaca

Notas: El Morbier habría nacido, se dice, por casualidad debido a las malas condiciones climáticas que a veces impedían a los ganaderos llevar la leche a las fruitières (cooperativas de fabricación de queso) para la producción de Comté. En lugar de perder su leche, estos granjeros la vertían en una cuba y la recubrían con un poco de ceniza con el fin de protegerla de los insectos. Al verter por encima la leche de ordeño del día siguiente, nació el Morbier. También se dice que el Morbier proviene del excedente de cuajo de Comté. Desde finales del siglo XVIII, algunos escritos atestiguan la producción de quesos en Doubs y Jura con la “pasta más grasa […] y un poco veteada por rayas”. No fue sino hasta el siglo siguiente que el Morbier recibió su nombre, el nombre de un pueblo que está situado en el departamento de Jura a unos 15 kilómetros de la frontera con Suiza. Hoy, se realiza en una sola vez y la ceniza ha sido reemplazada por carbón vegetal, que no incide en el sabor del queso y se añade meramente como un elemento estético, como recuerdo de la antigua práctica.

El Morbier es cilíndrico y plano, con un peso que oscila entre 5 y 8 kg y una altura máxima de 8 cm. Su corteza es natural y lisa, de color gris claro a beige, e incluso anaranjado. La raya negra está bien definida, continua sobre toda la porción. La pasta, de color amarillo pálido, puede tener algunos agujeros de tamaño modesto. Es un queso con aromas francos, afrutado e incluso de vainilla y caramelizado si su maduración es prolongada.

 

 

 

 

 

 

SKU: Morbier Categorías: , , Etiquetas: ,

Descripción

Leche: Cruda de Vaca
País de origen: Francia
Notas: El Morbier habría nacido, se dice, por casualidad debido a las malas condiciones climáticas que a veces impedían a los ganaderos llevar la leche a las fruitières (cooperativas de fabricación de queso) para la producción de Comté. En lugar de perder su leche, estos granjeros la vertían en una cuba y la recubrían con un poco de ceniza con el fin de protegerla de los insectos. Al verter por encima la leche de ordeño del día siguiente, nació el Morbier. También se dice que el Morbier proviene del excedente de cuajo de Comté. Desde finales del siglo XVIII, algunos escritos atestiguan la producción de quesos en Doubs y Jura con la “pasta más grasa […] y un poco veteada por rayas”. No fue sino hasta el siglo siguiente que el Morbier recibió su nombre, el nombre de un pueblo que está situado en el departamento de Jura a unos 15 kilómetros de la frontera con Suiza. Hoy, se realiza en una sola vez y la ceniza ha sido reemplazada por carbón vegetal, que no incide en el sabor del queso y se añade meramente como un elemento estético, como recuerdo de la antigua práctica.

El Morbier es cilíndrico y plano, con un peso que oscila entre 5 y 8 kg y una altura máxima de 8 cm. Su corteza es natural y lisa, de color gris claro a beige, e incluso anaranjado. La raya negra está bien definida, continua sobre toda la porción. La pasta, de color amarillo pálido, puede tener algunos agujeros de tamaño modesto. Es un queso con aromas francos, afrutado e incluso de vainilla y caramelizado si su maduración es prolongada.

Forma parte de los quesos marcados por una placa de caseína, como por ejemplo: el Tome des Bauges, Saint-Nectaire, Reblochon, Beaufort y muchos otros quesos, está placa según su color o forma nos indica la trazabilidad del queso (taller de producción, el día y el mes de fabricación, etc..)

www.mundoquesos.com

Información adicional

Peso

,

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Morbier”