De quesos, vidas y lágrimas…