Aitor con dos piezas de Tortas

Los Quesos Tipo Torta

Si existe un queso que haya cambiado la forma de entender mi trabajo, sin lugar a dudas es la famosa “Torta del Casar“.

Ya hace unos cuantos años, viendo un documental en la televisión donde se hablaba de los mejores quesos del mundo, apareció un queso español, extremeño, que se elaboraba con leche cruda de oveja y que se le añadía cuajo vegetal. Era un queso único por muchas razones, y una de ellas era la forma con la que se abría, ya que no se cortaba en trozos, si no que con un cuchillo se tenía que quitar la tapa de arriba del queso, y lo de dentro era increíblemente cremoso… una pinta increíble!! Yo me quedé impresionado, no había visto nunca cosa igual.

No paré hasta encontrarla y llevármela a casa, y no fue cosa sencilla porque no en muchos sitios la tenían. Cuando la encontré, ya de camino a casa, sólo iba pensando en esa crema, en preparar un buen pan tostado y disfrutarla un buen rato. Pero… aquella ilusión se convirtió en decepción nada más que la estaba sacando de la bolsa: ya en el tacto parecía algo dura, pero cuando intenté con el cuchillo abrirla y después de casi cortarme, aquello que allí apareció no tenia nada que ver con lo que yo había visto por la tele; aquello era un queso duro, seco, mal oliente… nada que ver con lo que yo esperaba, y desgraciadamente nada que ver con lo que seguramente el productor había elaborado. Aquello, en la etiqueta traía “Torta del Casar”, pero sin lugar a dudas era un queso en mal estado.

Aquella decepción fue una de esas clases que te da la vida y que nunca se te olvidan, y de aquella experiencia aprendí una de las cosas más importantes de mi trabajo: respetar el producto para que llegue a tus manos con todas las cualidades con las que el productor lo elaboró. Cuidar, respetar, y tratar como se merecen cada uno de mis quesos, para que llegue a tus manos en su mejor momento.

Ya pasados unos cuantos años de aquella experiencia, y con mucho camino recorrido, hoy quiero aprovechar para ofrecerte no una “Torta del Casar” pero si un queso tipo torta del que vivo enamorado, se llama Cremositos del Zújar y es uno de los quesos nacionales más premiados. Te lo presento en las dos opciones que a mi más me gustan:

Cremositos del Zújar formato 400-500 gramos.

Cremositos del Zújar

Y Cremositos del Zújar Trufada.

Cremositos del Zújar Trufada

Ambas versiones a cual más rica y sorprendente, y cuidada para que llegue a tus manos como es debido 😉

¿Y a ti? ¿Te ha pasado alguna vez alguna experiencia como la mía con algún queso? ¡Comparte tu experiencia con nosotros dejando un comentario abajo!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *